Inicio

  Comité Editorial

  Comité Científico

  Números Anteriores

  Información para autores

  Contacto

VARIABILIDAD LÉXICA Y ESTRATEGIAS DE PERSUASIÓN EN EL DISCURSO ORAL Y PÚBLICO DE LA PRESIDENTA CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN SU PRIMER MANDATO (2007-2011)

Ana Pedrazzini

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
Universidad Nacional del Comahue

(Argentina)


Pablo S. Cornaglia

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
Instituto Balseiro
Centro Atómico Bariloche

(Argentina)


Nora Scheuer

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
Universidad Nacional del Comahue

(Argentina)


Montserrat de la Cruz

Universidad Nacional del Comahue

(Argentina)

Descargar artículo

Resumen

A partir de un Análisis de Correspondencias de la transcripción de 1087 discursos orales y públicos de la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner pronunciados durante su primer mandato (2007-2011), se detectaron los polos que caracterizan la mayor variabilidad léxica de su discur-so en dicho período y se identificaron áreas temáticas específicas y diferentes estrategias de persuasión. Durante su primer mandato, la Presidenta articula su discurso enfatizando aspectos emocionales cuando se dirige principalmente a los sectores más desfavorecidos, pero privilegia la demostración de eficacia (enumerando logros) y un conocimiento de los temas (mencionando cifras) cuando se dirige a públicos predominantemente empresariales y/o dirigenciales o cuando se encuentra en un contexto internacional. Al transitar algunos de los principales conflictos de su gobierno tiende a la justificación y a recurrir al argumento de autoridad, apoyándose en su experiencia profesional. Al dar cuenta de los que considera logros de su gestión, se apoya a menudo en cifras, privilegiando la exposición. Se ilustran los resultados con fragmentos de los discursos con máxima proyección a los principales ejes factoriales. Adicionalmente, se muestra que en el discurso de asunción del segundo mandato, la Presidenta argentina recorre las principales líneas temáticas y estrategias discursivas de persuasión asociadas a la mayor variabilidad léxica en su primer mandato, construyendo un ethos compuesto, que articula la eficacia, la empatía, la experiencia y el compromiso.

Palabras clave: discurso político – presidente – ethos – lexicometría – Cristina Fernández de Kirchner.

Abstract

On the basis of a Correspondence Analysis, poles characterizing the main lexical variability of 1087 oral public (transcribed) speeches by the Argentinian president Cristina Fernández de Kirchner during her first term (2007-2011) were detected, and thematic areas and different persuasion strategies were identified. During her first term, the President articulates her discourse by emphasizing emotional aspects as she addresses disadvantaged sectors, and by demonstrating efficacy (by enumerating achievements) and specific knowledge (by mentioning figures) when she addresses audiences composed mainly by businesspeople and leaders, or when she speaks in an international context. When she goes through some of the main conflicts in her government, the President tends to justification and uses the authority argumentation, standing on her professional experience. When accounting for what she considers achievements of her management, she frequently supports her statements with figures and privileges exposition. Results are illustrated with fragments of the speeches with maximum projection on the main factorial axes. Moreover, our findings show that in her takeover speech for her second term, the Argentinian president goes through the main thematic lines and discursive persuasion strategies that resulted to be associated to the major lexical variability on her first term. Furthermore, she builds a composite ethos, articulating efficacy, empathy, experience and commitment.

Keywords: political discourse – president – ethos – lexicometry – Cristina Fernández de Kirchner.

1. Introducción

La gestión presidencial exige un delicado balance entre el liderazgo necesario para llevar adelante una agenda de políticas activas, y la obligación, a veces contradictoria, de satisfacer las expectativas de la ciudadanía para lograr su aprobación (Cohen, 1997). El equilibrio entre ambos requisitos depende en parte de los recursos presidenciales para influenciar la opinión pública. Algunos de estos recursos son propios de la investidura presidencial, como es el acceso privilegiado a los medios de comunicación y la posibilidad de captar la atención pública. Otros recursos son más variables y dependen de la preparación y habilidad del mandatario para estructurar su discurso, defender sus posicionamientos y suscitar interés (Cohen, 1995). Un factor adicional de gran importancia es el nivel de popularidad, asociado al respeto por y a la identificación con la persona en ejercicio, que le otorga una mayor o menor credibilidad ante la ciudadanía y altera la predisposición de la misma a aceptar su liderazgo en políticas públicas. Lograr la adhesión ciudadana es una tarea particularmente compleja por la multiplicidad de sectores que la componen, con miradas a menudo divergentes que el mandatario no puede obviar.
    Las alocuciones presidenciales son una herramienta básica para la comunicación y determinación de la agenda política y para lograr la adhesión de la opinión pública. Conquistar al auditorio exige del orador recurrir a diversas estrategias de persuasión utilizando distintos tipos de argumentos adaptados al auditorio o a partes del mismo y en este sentido, la efectividad del orador será mayor cuanto más conozca a quienes busca persuadir (Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2006). Dicha adaptabilidad puede sin embargo competir con la necesidad de construir una imagen de sí que sea percibida como coherente; de no lograrlo corre el riesgo de defraudar a unos y otros (Amossy, 2010).
    Conocer de qué habla un Jefe de Estado –aspectos relacionados con el contenido–, a quiénes habla –aspectos enunciativos– y cómo lo hace –aspectos retóricos y estilísticos– es clave para captar el proyecto del gobierno en curso y sus reformulaciones en diversos tiempos y circunstancias. Los numerosos estudios realizados sobre las manifestaciones orales y públicas de Jefes de Estado muestran que éstas presentan variaciones considerables a través de los países, los períodos histórico-políticos y las modalidades singulares adoptadas por cada Jefe de Estado. Interesado por las continuidades y mutaciones del discurso presidencial democrático de la Argentina, Armony (2005 y 2009) estudia el léxico característico en los discursos de algunos presidentes argentinos y da cuenta de variaciones clave en el énfasis del léxico utilizado. Menciona, entre otros, la unión y la independencia en los discursos del primer mandato de Juan Domingo Perón, el rechazo del autoritarismo y la adhesión a valores como democracia y libertad en los discursos de Raúl Alfonsín, la predilección por un mensaje economicista en los discursos del primer mandato de Carlos Menem. En los discursos presidenciales de Néstor Kirchner identifica una ruptura con sus predecesores pues el mandatario invoca en menor proporción valores clásicos como la libertad, la democracia y la justicia, y abandona el discurso de grandeza hasta entonces característico para proponer la construcción de una Argentina distinta. Cuando analiza los discursos de campaña y los cien primeros discursos del primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner, Armony menciona la inclusión de la subjetividad y el afecto e identifica un lenguaje más personal que protocolar y un estilo "conversacional e intimista" que la diferencian de sus predecesores, sugiriendo la operación de marcas de género.
    El presente trabajo se centra en el análisis de 1087 discursos orales y públicos de la actual presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, proferidos durante su primer mandato constitucional (2007-2011) y aborda de forma complementaria el discurso de reasunción de su segundo mandato. El análisis estadístico de datos textuales o lexicometría (Lebart et al., 2000) que utilizaremos para guiar nuestro estudio permite identificar sistemáticamente regularidades y variaciones en vastos corpus como el que aquí consideramos, así como ilustrar e interpretar las tendencias identificadas a partir de discursos cuya relevancia en el corpus se encuentra avalada estadísticamente. La lexicometría ha sido ampliamente utilizada en estudios de discursos presidenciales (para mandatarios europeos, ver por ejemplo Mayaffre, 2004; Labbé y Hubert, 1995; para el caso argentino ver los estudios citados anteriormente de Armony). Este método permite captar perfiles léxicos en corpus muy voluminosos, minimizando la intervención del investigador sobre los datos primarios, en tanto en principio no requiere codificarlos en modo alguno. Una comparación de las contribuciones de la lexicometría respecto de otros métodos conocidos de análisis de textos verbales puede consultarse en Lebart et al. (2000) y en Bécue-Bertaut (1991), entre otros.


2. Estrategias discursivas de persuasión

Cuando hablamos de estrategias discursivas de persuasión, nos referimos a la elección que el orador hace de los distintos medios que despliega en su discurso con el fin de obtener la adhesión del auditorio.
    La clásica distinción aristotélica entre logos, pathos y ethos como medios discursivos de persuasión sigue siendo fecunda en las investigaciones contemporáneas. El logos corresponde al terreno de la razón y comprende las "pruebas lógicas" que despliega el orador para convencer. El pathos y el ethos son "pruebas psicológicas" a partir de las cuales el orador busca emocionar. El pathos remite a los afectos del auditorio, a las pasiones, los sentimientos que el orador intenta movilizar en aquél para predisponerlo positivamente hacia su mensaje; el foco está puesto aquí en el público. El ethos, en cambio, remite a los rasgos de carácter que el orador busca mostrar al auditorio para causar buena impresión y parecer creíble; el foco está puesto en este caso en el orador (Barthes, 1970). De estas tres, el ethos (Aristóteles, Retórica I 1, 1354a) sería la prueba más eficaz puesto que la credibilidad de quien habla es central para lograr la adhesión.
    El ethos es una noción que ha sido retrabajada por los analistas del discurso, recuperando la concepción aristotélica según la cual el ethos remite a la imagen que el orador construye de sí mismo en su discurso con el fin de ser creíble (Amossy, 2010). Desde esta perspectiva, la constitución del ethos se daría por el acto de enunciación mismo y no por componentes prediscursivos sobre el orador (trayectoria personal, etc.). Charaudeau (2005) y Amossy proponen superar esta vieja oposición entre ethos prediscursivo y ethos discursivo para estudiar cómo ambos se articulan. Amossy analiza en numerosos casos cómo dirigentes políticos trabajan su ethos discursivo intentando fortalecer los atributos positivos que la opinión pública ya tiene sobre ellos y, por el contrario, modificar aquellos juzgados negativos.
    Maingueneau (2002), retomando a Ducrot (1984), establece una distinción operativa entre "ethos mostrado" y "ethos dicho". El primero emerge implícitamente en el discurso a partir de signos verbales, paraverbales y no verbales mientras que en el segundo, el enunciador aparece explícitamente en el acto de enunciación (por ejemplo, cuando un político dice "les hablo como un ciudadano más"). El ethos mostrado permanece en segundo plano en la enunciación, puede ser percibido sin que haya una referencia directa a él.
    La noción de ethos ha sido ampliamente aplicada al campo del discurso político. Charaudeau (2005) propone concebir la construcción del ethos como el resultado de la relación entre el orador, la ciudadanía cuya adhesión busca y los valores ideales de referencia de ambos. Propone dos categorías principales de ethos: el ethos de credibilidad y el ethos de identificación, que coactúan en tanto que, por un lado, todo individuo político debe ser creíble para lograr la adhesión del auditorio y, por otro lado, la adhesión a sus ideas necesita de la adhesión a su persona. El ethos de credibilidad se funda en un discurso de razón y comprende a su vez tres ethos: el ethos de seriedad (ausencia de frivolidad, elocución medida); de virtud (honestidad personal, fidelidad a los compromisos, fuerza de convicción) y de competencia (conocimientos y saber hacer). El ethos de identificación se funda en un discurso afectivo. Charaudeau distingue los ethos de identificación que remiten principalmente al individuo en sí de aquellos que involucran tanto al orador como a la ciudadanía. En los primeros se encuentran: el ethos de potencia (energía física que incita al cuerpo a la acción, voluntad de actuar); de carácter (espíritu fuerte y valiente con autocontrol), de inteligencia (ser cultivado y astuto); y de humanidad (mostrar sentimientos, compasión, gustos personales, admitir debilidades). Los segundos comprenden el ethos de jefe (liderazgo) y de solidaridad (formar parte de un grupo y defender sus valores, estar a la escucha). Volveremos sobre esta clasificación de ethos a la luz de los resultados obtenidos.
    El ethos puede resultar de una caracterización homogénea –cuando un único ethos predomina– o compuesta, cuando se apoya en varias dimensiones (Constantin de Chanay, 2005). El riesgo de todo orador que recurre a una caracterización compuesta (o ethos híbrido) es el de presentar imágenes incompatibles o bien no convergentes (Vitale y Maizels, 2011), que compiten entre sí y dificultan la generación de una imagen integrada.
    A partir del análisis del discurso de CFK, nos proponemos incursionar en las estrategias discursivas de persuasión que la oradora adopta en sus discursos. ¿Qué usos hace la Presidenta de argumentos racionales y emocionales? ¿Cómo articula unos y otros? ¿Qué ethos construye y cómo los articula?


3. Estudio del discurso de Cristina Fernández de Kirchner

El estudio de los discursos públicos proferidos por Cristina Fernández de Kirchner (CFK) en los cuatro años de su primer mandato resulta de particular interés para vislumbrar cómo ha presentado y justificado sus decisiones y acciones gubernamentales ante los diferentes receptores de su discurso, así como qué campos semánticos ha puesto en juego, de qué modos lo ha hecho y qué estrategias discursivas de persuasión ha utilizado.
    Aunque para CFK la Presidencia de la República es su primer cargo ejecutivo, tiene familiaridad con el ejercicio de tomar la palabra públicamente, en tanto diputada provincial y luego diputada y senadora nacional en representación de las provincias de Santa Cruz y de Buenos Aires. CFK tiene la particularidad de no leer los discursos que pronuncia, de elaborarlos ella misma a partir de los informes que le facilitan sobre los temas de agenda y de improvisar durante su enunciación. Se trata de una mandataria con enorme presencia pública en una gran variedad de ámbitos (nacionales e internacionales) con un promedio de seis discursos semanales a lo largo de su primer mandato constitucional. Sus discursos se encuentran accesibles en forma abierta y completa en el portal de la Presidencia (http://www.casarosada.gov.ar/discursos), lo que da cuenta de la importancia institucional asignada a esta producción discursiva.


4. Objetivos

El principal objetivo del presente trabajo es contribuir a obtener una imagen del espacio discursivo en el que se ha movido CFK en su comunicación oral, formal y pública a lo largo de su primer mandato presidencial. Hablamos de espacio discursivo presidencial ya que abordamos un corpus múltiple emanado de una única oradora en un amplio abanico de situaciones, con el fin de identificar regularidades y estrategias. Más precisamente, nos proponemos aportar al conocimiento de la variabilidad en las formas en que la Jefa de Estado estructura léxicamente, organiza temáticamente y articula enunciativamente sus discursos, prestando especial atención a las estrategias discursivas de persuasión adoptadas por la oradora. Consideramos este objetivo como un primer paso en el análisis de este corpus. A partir de la obtención de una imagen que podríamos llamar "panorámica" de la producción discursiva presidencial de CFK (como propone el objetivo principal de este trabajo), nos interesa en sucesivos trabajos adoptar diferentes y más específicos focos de análisis (diacrónico, cuestiones de género, entre otros).
    Un segundo objetivo de este trabajo es analizar la aptitud del precedente análisis para dar cuenta de aspectos relevantes de un discurso con características específicas, que no forma parte del corpus compuesto por todos los discursos del primer mandato, como es el proferido por la Presidenta al inaugurar su segundo mandato el 10 de diciembre de 2011.
    El discurso de asunción se pronuncia en el marco de un acto protocolar y tiene una gran variedad de destinatarios: tanto funcionarios extranjeros, nacionales y provinciales como el conjunto de la ciudadanía. Es esperable que intente encontrar un equilibrio en las palabras que dirige a los diversos sectores evitando un discurso partidario y buscando transmitir un mensaje que comprenda a todos los ciudadanos, tanto a quienes lo votaron como a quienes no lo hicieron. Podría esperarse que el discurso de asunción de un presidente reelecto se estructure recuperando los que considera como los logros, momentos y acciones más importantes de su primer mandato. Nos preguntamos entonces: ¿cómo se ubica este discurso inaugural de la presidenta reelecta en el marco de lo ya dicho a lo largo de su primer mandato? ¿Son relevantes las estrategias discursivas de persuasión identificadas en el análisis del primer mandato para caracterizar un discurso ajeno al mismo, aunque estrechamente ligado, como es el discurso de reasunción?


5. Aspectos metodológicos

De acuerdo a los objetivos propuestos, este trabajo comprende dos etapas, que a continuación detallamos.


5.1. Estudio de la variabilidad discursiva en el primer mandato de CFK

El corpus analizado en esta etapa comprende la transcripción digitalizada completa de todos los discursos públicos (N=1087) pronunciados por la presidenta CFK durante su primer mandato, que se extiende del 10 de diciembre de 2007 al 9 de diciembre de 2011, tal como aparecen en el portal de la Presidencia (corpus DPM). La información provista en el portal de la Presidencia incluye el lugar donde fue pronunciado y con frecuencia indica la naturaleza del público presente: empresarios, autoridades, etc.
    En función de nuestro principal objetivo, optamos por considerar el conjunto de discursos del primer mandato sin selección ni agrupamiento previo de ninguna clase. Realizamos un estudio lexicométrico de este corpus utilizando el programa de acceso libre Dtm-Vic (http://www.dtmvic.com/), versión 5.2 de Ludovic Lebart. La única intervención que introdujimos en el corpus fue la aplicación de un umbral de frecuencia de las palabras, sin seleccionar las mismas por tipo o longitud, ni efectuar lematizaciones.
    El corpus DPM está compuesto por 1.852.292 ocurrencias de palabras, de las cuales 38.257 son distintas. Luego de la aplicación de un umbral de 177 ocurrencias, el número total de palabras con las que opera el programa se reduce a 1.509.160 (81% del total), de las cuales 1000 son distintas. Este umbral contribuye a seleccionar palabras que aparecen de manera recurrente en los discursos y eliminar del análisis estadístico otras que sólo lo hacen ocasionalmente, en general muy ligadas al contexto particular del discurso. Para controlar la robustez de los resultados obtenidos, exploramos distintos umbrales posibles. Encontramos que cambiar el umbral en un rango entre 177 y 500 ocurrencias no introduce modificaciones relevantes en el léxico asociado a los polos de los ejes factoriales, y por lo tanto no afecta la interpretación de los mismos.
    Nuestro estudio lexicométrico está basado en el Análisis de Correspondencias, que es una herramienta básica de la estadística descriptiva (Lebart et al., 2000). Cada discurso es representado con un punto en un espacio multidimensional con coordenadas que representan la frecuencia de aparición de cada palabra. El conjunto de los discursos genera una nube de puntos en dicho espacio y la forma y tamaño de la nube dan cuenta de las variaciones léxicas entre los diferentes discursos. Puntos alejados del centro de la nube indican discursos que se distinguen del resto lexicalmente, esto es, que en ellos ciertas palabras están sobrerepresentadas o subrepresentadas en relación al discurso "medio" que se encontraría en el centro de masa de la nube. El Análisis de Correspondencias permite encontrar las direcciones en dicha nube en las que se producen las máximas variaciones de frecuencia (los ejes factoriales). A la construcción de dichos ejes contribuyen palabras que, en los diferentes discursos, tienen una tendencia a co-ocurrir en mayor o menor medida que lo esperado. Es posible establecer una jerarquía entre los ejes de acuerdo al porcentaje de variabilidad léxica que explican y en general se consideran sólo los primeros para su interpretación (Lebart et al., 2000). Los puntos de la nube (en nuestro estudio, cada uno de los 1087 discursos) se proyectan sobre los ejes factoriales. Una proyección elevada sobre uno de los polos (positivo o negativo) de un eje determinado, indica que el discurso puede ser asociado a las palabras que contribuyen a dicho eje, esto es a un conjunto de palabras que están sobrerepresentadas y otras que están subrepresentadas en el mismo.
    Entre los procedimientos que ofrece el programa Dtm-Vic, nos centramos en la descripción de los ejes en análisis textual (CLAIR), considerando las 80 palabras de mayor contribución y los 40 discursos de mayor proyección a cada eje factorial. El análisis del listado de las palabras con mayor contribución a cada eje indica, como veremos más adelante, rasgos estructurales que pueden ser portadores de sentido. Es sin embargo el retorno a los textos completos el que permite construir, precisar y contextualizar las interpretaciones, razón por la cual tomamos en consideración el listado de discursos con máxima proyección sobre cada eje.
    A continuación de cada descripción e interpretación del eje en cuestión presentaremos fragmentos de esos discursos que ilustran lo dicho. Las palabras con contribución extrema y los fragmentos de discurso figurarán en itálica.


5.2. Estudio del discurso presidencial de asunción del segundo mandato en relación a la producción discursiva durante el primer mandato

El análisis del discurso de reasunción de CFK (de ahora en más, DR), pronunciado el 10 de diciembre de 2011, según su transcripción digitalizada en el portal de la Presidencia, se realizó en dos fases. En primer lugar, fraccionamos el DR de acuerdo al siguiente procedimiento: realizamos una lectura del DR y cada vez que detectamos un cambio temático respecto de los pasajes discursivos inmediatamente precedentes, identificamos un nuevo fragmento. Así, la identificación de cada fragmento indica la emergencia de un tema nuevo en el DR, o la recuperación de uno tratado en forma previa pero no inmediata. La cantidad de fragmentos (=22) que delimitamos artificialmente en el flujo del DR da cuenta entonces de los movimientos temáticos operados, pero no de la amplitud en el repertorio de temas tratados, ya que un mismo tema puede reaparecer en varios fragmentos no contiguos. Luego realizamos un Análisis de Correspondencias al corpus integrado por los 1087 discursos del corpus DPM y los 22 fragmentos que componen el DR, manteniendo el mismo umbral de frecuencia, con el objetivo de explorar la proyección de dichos fragmentos en relación al conjunto del corpus DPM. El procedimiento CLAIR nos permitió situar dichos fragmentos en relación a los polos léxicos previamente identificados. Exploramos distintas fragmentaciones temáticas posibles (considerando por ejemplo las digresiones como fragmentos separados) del DR para controlar la robustez de los resultados obtenidos. En una segunda fase, realizamos un análisis del contenido del DR, identificando núcleos temáticos, campos léxicos y estrategias discursivas de persuasión.


6. Resultados

6.1. Los discursos del primer mandato presidencial

6.1.1. Las palabras y su contribución extrema a los ejes
Seleccionamos para el estudio de la variabilidad léxica del corpus DPM los tres primeros ejes del Análisis de Correspondencias, que como se indicó en 5.2., están asociados a los mayores porcentajes de variabilidad léxica explicada.
    El eje 1 (ver Figura 1) contrapone la dimensión afectiva (amor, siento, corazón) y valorativa (compromiso, libertad, fuerza, dignidad, igualdad) centrada en el ámbito nacional –polo negativo del eje 1– a la dimensión económico-productiva y financiera (capitales, producción, fiscal, economía/s, financiero, mercado, etc.) en los ámbitos nacional e internacional –polo positivo del eje 1. En ambos casos, CFK se centra en lo hecho, en lo que se está haciendo y en lo que aún debe hacerse durante su gestión.


Figura 1: Palabras de máxima contribución a los polos negativo (izquierda) y positivo (derecha) del primer eje factorial. La coordenada horizontal de cada palabra está dada por su contribución al eje mientras que la vertical obedece únicamente a criterios de legibilidad. Estos dos criterios se mantienen en las otras figuras.


    La oposición léxica de estos polos pone en evidencia una marcada diferenciación en la construcción discursiva. En el polo afectivo y valorativo se destacan términos deícticos que dan cuenta de la posición enunciativa: el pronombre "yo" y "ustedes" expresado a través de un verbo (quiero, siento y decirles), el pronombre me y el adverbio aquí. Esto da cuenta de un involucramiento explícito de la oradora en su discurso. Además de los verbos "querer" y "decir", está el de "construir", tanto en infinitivo como en gerundio. El polo económico-productivo y financiero está caracterizado fundamentalmente por sustantivos y sólo un tiempo verbal, el pretérito perfecto compuesto, aparece de forma fragmentada (ha). Esto permite identificar un mayor distanciamiento de la oradora cuando da cuenta de los núcleos semánticos económicos y financieros en su discurso.
    En el polo afectivo y valorativo, la Presidenta se dirige a los más desfavorecidos de su pueblo, a quienes agradece el apoyo (gracias). Se muestra comprensiva de sus dificultades, alentándolos (fuerza) y dando cuenta de un compromiso de hacer política para seguir mejorando su situación, su casa, para construir y seguir construyendo. A través de expresiones de empatía, busca a su vez el compromiso de ese y otros sectores de la población. En este sentido, en los discursos con mayor proyección en ese polo habla de hombres, mujer/es, jóvenes, hijos y chicos para involucrar luego a todos los argentinos, el pueblo, la patria. Estos discursos nos muestran además que al realizar un balance positivo de su gobierno, también se refiere a lo realizado por el ex-presidente, su marido Néstor Kirchner (2003-2007), destacando la época difícil en la que él llegó al poder y cómo logró –según sus palabras– iniciar la transformación.
    El compromiso para con la ciudadanía y la convicción política sobre la que se apoya, pueden ser entendidos dentro de lo que Charaudeau (2005) caracteriza como "ethos de virtud", la imagen que todo individuo político busca proyectar como alguien fiel a sus compromisos, que actúa en nombre de los valores que fundan su proyecto político. Este compromiso que la mandataria declara a la ciudadanía, buscando incluirla, puede enmarcarse dentro del argumento por la voluntad de actuar al que hace referencia el especialista francés: esto es lo que quiero, seguir construyendo junto a ustedes. Más específicamente aplicado al discurso de CFK, Maizels (2010) habla de "ethos militante", retomando el trabajo de Montero (2007) sobre el discurso de Néstor Kirchner.
    El recurso a un lenguaje afectivo, conjuntamente con la emergencia de marcas subjetivas que detectamos en este polo, se encuentran en sintonía con algunos rasgos identificados por Armony (2009) en los cien primeros discursos de CFK.


Quiero agradecerles desde el fondo de mi corazón esta muestra de afecto y de cariño por el vínculo que siempre nos va a unir, el del afecto, el del amor. [...] esto es lo que quiero, seguir construyendo junto a ustedes, con la fuerza y con el afecto de siempre, la solidaridad y el amor […] quiero convocar a todos los argentinos, a los trabajadores, a los empresarios, a los hombres y a las mujeres que en el campo trabajan todos los días para lograr que la Argentina siga creciendo. (Ciudad de José C. Paz, Buenos Aires, 25/7/2008).

Yo vengo a decirles, con todas mis convicciones, con todos mis defectos y con todas mis virtudes que voy a estar siempre junto a ustedes. [...] me siento muy orgullosa de formar parte de este proyecto político y reafirmar, junto a todos ustedes, el compromiso de seguir trabajando por una Argentina más justa, más equitativa, más digna. [...] yo sola no puedo y por eso, cuando me rodeo de ustedes, que me demuestran el cariño, que me tienden la mano o que me dan un beso, es como si me inyectaran kilos de fuerza para seguir trabajando. Los quiero mucho, cuídense y todas las noches pídanle a Dios que me haga más inteligente, más buena y cada vez más comprometida con todos ustedes, porque todos necesitamos ser más buenos, más inteligentes y más comprometidos con el pueblo. [...] el gran desafío que tenemos hoy todos los argentinos, es el de estrechar filas, todos juntos para profundizar esa transformación que un hombre, mi compañero de toda la vida, mi compañero de todas nuestras luchas empezó en el año 2003. Él no lo hizo por él, lo hizo en nombre de una generación que creyó que la transformación del país era posible, que la movilidad social para que el hijo de un trabajador pudiera llegar a presidente significaba eso, que había una patria viva, que reconocía a sus hijos, que les daba oportunidades. (Partido de la Matanza, Buenos Aires, 24/8/2009).

    En el polo económico-productivo y financiero, la mandataria busca resaltar la eficacia de su gestión, los resultados obtenidos (crecimiento, superávit, desarrollo) al mismo tiempo que apunta a atraer nuevas inversiones (inversión), apoyándose en cifras (por ciento, millones, dólares) y precisando el sector económico en cuestión ("en materia de desempleo", "en materia de comportamiento fiscal", "en materia de industria agroalimentaria y en materia de industria energética", alimentos, comercio, comercial). En los discursos que figuran como característicos de estos elementos extremos, la mandataria se dirige fundamentalmente a empresarios extranjeros y autoridades de otros países: países, mundo, global. En este polo se contraponen semánticamente crecimiento y crisis, que dan cuenta de una organización discursiva y estrategia argumentativa llevada a cabo por CFK, al resaltar cómo la economía argentina, pese a la crisis mundial de 2008 y 2009, logró seguir creciendo.


En los últimos doce meses, medidos al 30 de septiembre, la Argentina lleva un crecimiento del 9,1 y durante el año pasado –el año de la peor crisis que se recuerda desde los años 30, tuvimos un crecimiento del 0,9. (Apertura de la mesa redonda: "Finanzas", durante la segunda sesión de la Cumbre de Negocios del G-20, Seúl, Corea del Sur, 11/11/2010).

La Argentina hoy tiene una balanza comercial superavitaria, este año vamos a tener nuestro récord en materia de exportaciones y de superávit comercial, llegando a los 13.000 millones de dólares. Tenemos también un superávit fiscal que nos permite mantener una economía ordenada, tenemos un superávit de 3,3 sobre nuestro producto bruto interno y el nivel de exposición de la deuda externa, que en el año 2003 ascendía aproximadamente al 160 por ciento del PBI hoy alcanza el 50,55 por ciento del PBI después de la renegociación que hemos efectuado. (Inauguración del seminario "Oportunidades de comercio, negocios e inversión entre Argentina y Túnez", 19/11/2008).

    El eje 2 (ver Figura 2) opone los discursos según la dimensión internacional (región sudamericana y mundo) –polo negativo del eje 2– y local –polo positivo. Como hicimos anteriormente, una primera aproximación gramatical a las palabras con contribución extrema en la conformación de este eje nos permite observar en el polo negativo proporcionalmente más sustantivos –relacionados con esa perspectiva internacional, como veremos más abajo–que en el polo positivo, local. Cuatro de las 40 palabras más extremas del polo internacional remiten a: pronombres personales (nuestras y usted); el adverbio precisamente, que –como muestra el retorno al texto mediante la lectura de los discursos con máxima proyección– CFK suele usar para ampliar la información; y un verbo modalizador (Stolz, 2006) en presente, conjugado en primera persona del singular, que expresa la propia actitud epistémica o proposicional de la oradora hacia el contenido de lo dicho (creo). Contrapuestos a este verbo de carga actitudinal o incluso ideológica, en el polo local figuran otros dos verbos conjugados en primera persona del plural en tiempo presente (estamos y vamos), el segundo enteramente relacionado con el hacer, además del infinitivo seguir y del impersonal "haber" (hay). En este polo local también están los pronombres les, te y me, los adverbios de lugar ahí y acá y de tiempo cuando, y la preposición causal porque. Como en el polo negativo del eje 1, el que expresa la dimensión afectiva y valorativa, las marcas deícticas en el polo local del eje 2 hacen emerger a una enunciadora que estructura su discurso en función de un nosotros –de a momentos se demarca para dar cuenta de su propia persona, yo, o de un tú–, y lo sitúa en relación a un espacio determinado.


Figura 2: Palabras de máxima contribución a los polos negativo (izquierda) y positivo (derecha) del segundo eje factorial.


    En la dimensión internacional (países emergentes, presidente, América, mundo), la Presidenta busca construir lazos de cercanía con las autoridades extranjeras a quienes dirige la palabra, pero en un contexto de comunicación formal (figura el pronombre usted). Promueve la integración de la Argentina con los distintos países del mundo que visita o cuyos representantes recibe en el país, poniendo particular énfasis en América Latina (Brasil, región, sur). En el caso mundial, alinea a la Argentina con otros países emergentes a favor de una perspectiva multipolar, y resalta, en este sentido, que aquella debe ser la labor de las Naciones Unidas. Destaca el rol de las Fuerzas Armadas argentinas en numerosas misiones de paz llevadas a cabo por la ONU en el mundo, con el fin de garantizar el respeto de los derechos humanos. Señala, además, la necesidad de desarrollar un sistema de defensa nacional capaz de enfrentar problemáticas del siglo XXI, como son los posibles conflictos por búsqueda de alimentos, energía y agua. La búsqueda de puntos en común a la que apunta la Jefa de Estado para con su auditorio en sus discursos, no sólo implica cuestiones ideológicas sino también pragmáticas, haciendo mención de la firma de convenios comerciales, tecnológicos y científicos.


Además de profundizar y articular aún más nuestras relaciones comerciales o de orden tecnológico y científico, creo que también debemos profundizar y articular nuestras relaciones en el nuevo escenario internacional, en un mundo más multipolar la necesidad de aceptar a los nuevos actores de la política internacional, (...) el regreso de Rusia a ese escenario internacional, es para nosotros y creo que para el mundo, una nueva noticia que necesita de un mundo que no sea unipolar que nos ha traído muchos dolores de cabeza tanto en materia de seguridad mundial como también en materia de certezas económicas. (Reunión con el Primer Ministro ruso en el Kremlin, Rusia, 9/12/2008).

La Argentina ha sido una firme defensora del multilateralismo como el instrumento más adecuado de la política internacional y como la razón de ser además de Naciones Unidas. (Visita de Ban Ki-Moon, Buenos Aires, 6/2011).

Comentaba la responsabilidad que tal vez comparativamente podríamos hacer entre Brasil y Argentina en cuanto a tamaños y volúmenes de economía, en relación con esto en cuanto a la responsabilidad de integrar fuertemente el Mercosur, y también, por qué no decirlo, lo que venimos demandando, la integración de Venezuela a ese Mercosur, porque creo que estaríamos cerrando una ecuación muy importante en materia de alimentos y energía que son precisamente, como lo vengo mencionando desde el 10 de diciembre cuando me tocó asumir como presidenta de la República, los dos elementos básicos que van a regir fundamentalmente la política del siglo XXI. (Firma de convenios bilaterales con la República de Austria, 9/5/2008).

    En la dimensión local (provincia, provincias, intendente), la mandataria destaca la eficacia del gobierno en los planes nacionales de ayuda (asignación) de los trabajadores, los jubilados, los chicos (obra, obras, escuelas), dirigiéndose mayormente a las autoridades locales. Como en el polo económico-productivo y financiero del eje 1, da cuenta, mediante cifras (mil, millones, dólares, por ciento, 1, 2, 5, 000), de los logros alcanzados, y en este sentido toma a menudo como referente el año 2003, fecha de asunción de Néstor Kirchner como presidente, para situar ése como momento desde el cual se empezó a gestar el modelo político, económico y social que ella impulsa y exalta.


Cuando Kirchner llegó al gobierno en el año 2003 había apenas 8.000 millones de dólares en el Banco Central. Hoy tenemos 48 mil millones y podemos por eso tener una fortaleza diferente y tener las políticas que nos han permitido hacer estas cosas, y también la recuperación de la administración de los recursos de los trabajadores a través de la ANSES, que hoy también, su administración, está en manos de los argentinos a través de su gobierno. Por esto podemos pagar la Asignación Universal también. Por eso, con mucha fe, con mucho optimismo, con mucha alegría por venir a ver estas 60 cooperativas con 1.560 trabajadores aquí, por la asignación, por los jubilados, más de 2 millones que se siguen incorporando, por la movilidad jubilatoria, por el desendeudamiento de los argentinos, por la Argentina, a seguir adelante, como siempre, porque Argentina trabaja, Argentina trabaja. Gracias. (Visita realizada a las cooperativas del programa "Argentina trabaja", Avellaneda, Buenos Aires, 8/01/2010).

Por eso me atrevo a decir –con orgullo lo digo– y a desafiar a cualquier economista o a cualquier registro, que desde 1983 a la fecha nunca hubo una administración nacional que distribuyera en forma directa tantos recursos a las provincias y también en forma indirecta, a través de planes de infraestructura, de planes sociales, de mejoras de los salarios docentes, de jubilaciones, de Asignación Universal por Hijo, nunca, nunca. (Firma de convenios para el desendeudamiento de las provincias, Salón de las Mujeres del Bicentenario, Casa de gobierno, 18/08/2010).

    El eje 3 (ver Figura 3) opone los desafíos a los logros. Desde un enfoque gramatical, en el polo negativo del eje 3, que corresponde al de los desafíos, las palabras que sobresalen, por fuera de los sustantivos, son las de negación (no, ni), el nexo disyuntivo o, el adverbio condicional si, la preposición causal porque, el pronombre personal yo, el pronombre demostrativo neutro esto y los verbos pagar en infinitivo, "poder" en tercera personal del singular (puede), "creer" en la primera persona del singular (creo) –ambos en tiempo presente– y el impersonal haber (hay). Muchas de estas palabras sirven a la oradora para argumentar y contra argumentar. Que las mismas aparezcan en este polo no es casual pues tratándose de un terreno en el que encontró fuerte oposición, la oradora se vio en la necesidad –más que en relación a otras temáticas– de sustentar con argumentos sus propuestas, rebatiendo ideas o proposiciones adversas (no, ni) y justificando su posición (porque).


Figura 3: Palabras de máxima contribución a los polos negativo (izquierda) y positivo (derecha) del tercer eje factorial.


    Estas palabras se contraponen a los deícticos esta, aquí, recién, hoy, nuestros y nuestras que figuran en el polo positivo del eje 3, el de los logros, y que permiten enclavar el discurso en un espacio y tiempo. Dos verbos aparecen con contribuciones extremas en el polo positivo, seguir y agregar, este último semánticamente asociado al adverbio de cantidad más, además del verbo auxiliar haber del pretérito perfecto en primera personal del plural (hemos).
    El polo de los desafíos remite a una dimensión jurídica puesto que está dominado por dos proyectos de ley propuestos por el gobierno que generaron intenso debate en el Parlamento. En los discursos con mayor proyección a este polo, CFK se dirige a especialistas en las áreas concernidas, a legisladores y en algunos casos también al público en general. Uno de ellos refiere al tratamiento que la Presidenta hizo en su discurso al debate en torno a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual –conocida como Ley de medios– impulsada por su gobierno y al conflicto con Papel Prensa, única empresa proveedora del insumo papel para la impresión de los periódicos en la Argentina. El campo semántico medios de comunicación (prensa, diario/s, medios, televisión, comunicación) se asocia al campo jurídico (ley, leyes, parlamento, constitución), articulados ambos con el campo semántico que refiere a los valores de una República (justicia, derecho, derechos, libertad, democracia, democrática).
    El proyecto de ley fue largamente debatido en la Cámara de Diputados y luego en la Cámara de Senadores de la Nación y suscitó el interés de numerosos sectores de la sociedad. En sus alocuciones, CFK sostiene fervientemente que la ley no pertenece a un sector en particular sino a toda la sociedad.
    El recurso a la negación (a través del adverbio no y la conjunción de coordinación ni, que interviene reforzando la argumentación e introduciendo un elemento adicional) forma parte de la estrategia discursiva de persuasión de la oradora, a través de la cual en muchas ocasiones reacciona a afirmaciones reales o virtuales (Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2006) atribuidas implícita o explícitamente a su adversario con el fin de refutarlas. Esto lo hace, además, contraponiendo derechos y libertades establecidos a abusos y excesos inadmisibles en todo sistema democrático. Este tipo de argumento puede enmarcarse dentro de lo que Charaudeau (2005) llama argumento por la fuerza de las creencias compartidas.
    El segundo proyecto de ley hace referencia al uso de reservas de libre disponibilidad del Banco Central para el pago (pagar) de la deuda externa, propuesta que generó una fuerte reacción por parte de la oposición.
    El pronombre yo como uno de los caracterizadores de este eje en su polo negativo hace emerger del discurso a una oradora que se posiciona como abogada para referirse a los proyectos de ley (argumento de autoridad), al mismo tiempo que evoca su actividad pasada como diputada y senadora. Es a menudo desde este lugar que presenta su punto de vista (creo). Sin embargo, en otras ocasiones se posiciona explícitamente como una ciudadana más a los fines argumentativos. Cabe aquí movilizar la distinción entre ethos mostrado y ethos dicho presentada anteriormente. Como podrá observarse en los fragmentos que citamos a continuación, el ethos mostrado y el ethos dicho se articulan en reiteradas ocasiones para constuir un ethos de conocimiento, experto –la enunciadora se posiciona como Jefa de Estado pero recurre también a su experiencia como abogada, diputada y senadora– o bien un ethos "de ciudadana común", que es representada en las instancias legislativas a través del voto.


Es de ellos, es de ustedes, es de todos los que queremos vivir en una Argentina más democrática y más plural, este proyecto. No es de este gobierno, no es de un partido político; es de la sociedad, es también en nombre de los 118 periodistas detenidos desaparecidos durante la dictadura, que con su vida dieron testimonio de lo que es el verdadero ejercicio de la libertad de prensa. […] porque libertad de expresión no puede convertirse en libertad de extorsión. Porque libertad de prensa no puede ser confundida con la libertad de los propietarios de la prensa. Y porque el derecho a la información significa el derecho a toda la información, no al ocultamiento de una parte de la información y a la distorsión y manipulación de la otra parte [...]. Yo creo que esta ley va a poner a prueba a la democracia argentina, va a ponerla a prueba porque vamos a ver si en nuestro parlamento..., y hablo de nuestro porque yo me siento allí como ciudadana, yo tengo representantes. Tengo representantes como miembro del poder ejecutivo, en toda organización democrática hay un sector oficialista, pero también tengo representantes como ciudadana simple y como ciudadana rasa porque yo voté diputados y senadores para que representaran los intereses precisamente del conjunto. (Presentación del proyecto de Ley de servicios de comunicación audiovisual, 27/8/2009).

Leí el informe o la minuta de más de 300 páginas y también toda la documentación que me fue acompañada, no puedo obviar mi condición de abogada, más de lo que dicen me importa conocer los documentos […]. Yo quiero leerles lo que constituye una verdadera obra maestra de la mayoría automática: "decisiones, ejercicio del poder de voto" –esto es documento, reitero, no es opinión, no es adjetivación, es documental– […] cuando uno termina de leer, de ver, uno que es abogado y que además trata de no adjetivar, debo decirles que cuando uno termina la lectura de todo, queda con un sabor amargo pero con una certeza que yo traía desde hacía mucho tiempo. Yo confirmé esa certeza que muchos me deben de haber escuchado hablar cuando era legisladora. (Presentación del informe sobre Papel Prensa, 24/8/2010).

Entonces, hay otra cuestión también que tenemos como responsabilidad en el Parlamento: hacerles entender que el Parlamento no es una isla, es uno de los poderes del Estado, de la misma manera que lo es la justicia y que los tres poderes tienen una obligación fundamental que es hacer que el Estado siga funcionando y que el Estado siga funcionando, precisamente, es hacer cumplir su ley de presupuesto, ejecutarla, pagar sus deudas y seguir sosteniendo un plan de crecimiento que impulse el consumo, la demanda agregada, que ha sido realmente el gran motor que nos ha salvado durante el año 2009. (Residencia de Olivos, 20/3/2010).

    El polo positivo del eje 3 corresponde a la dimensión de logros (crecimiento, desarrollo) en el campo productivo (trabajo, producir, producción, alimentos, energía, industria, tecnología, obra, fábrica). La mandataria alude a la profundización del modelo económico kirchnerista, en el que es central, entre otros aspectos, generar valor agregado a las materias primas. Los destinatarios son generalmente autoridades y empresarios (señor) a nivel nacional (intendente, gobernador, provincia) e internacional (país, Brasil) a quienes agradece la presencia (gracias). En los discursos domina la voluntad de la Jefa de Estado de exponer lo hecho –aunque también menciona lo que se está haciendo y lo que se va a hacer: a nivel nacional, a través fundamentalmente de la inauguración de obra pública, y a nivel internacional, a través de los pactos comerciales de producción industrial, tecnológica (empresarios, negocios). Entre los países se destaca Brasil, principal aliado económico de la Argentina, con quien CFK señala fuertes lazos de integración.


Venimos a inaugurar esta ruta que seguramente va a incentivar aún más un recurso tan importante, no solamente para la Patagonia, para Chubut sino para todos los argentinos, como es el turismo. Quiero decirles que este proyecto, que lo siento de todos los argentinos, este proyecto que empezamos a construir en el año 2003, es en definitiva el proyecto de un país federal. (Punta Tombo, Chubut, 12/9/2008).

El último convenio lo firmamos, el año pasado, con motivo de mi visita a Foz de Iguazú, fue en septiembre de 2008, si mal no recuerdo, y finalmente hoy estamos aquí coronando con éxito lo que significa además de un formidable salto tecnológico para los argentinos, la reafirmación también de una cosa muy importante para toda la América del Sur que creo es modestamente esta alianza estratégica entre Argentina y Brasil. (Firma de acuerdo para la adopción de la norma de televisión digital, S. C. de Bariloche, Río Negro, 28/8/2009).

    De los distintos conflictos nacionales e internacionales que CFK tuvo que enfrentar a lo largo de su mandato, tres de ellos aparecen de forma más marcada a través de las palabras y discursos con contribuciones extremas a los tres ejes considerados. A nivel nacional, el proyecto de ley de medios audiovisuales y el conflicto con Papel Prensa, por un lado, y el proyecto de ley de uso de las reservas, por el otro; y a nivel internacional, la crisis mundial, inicialmente económica de 2008 y 2009. Los dos primeros son conflictos originados por la acción del gobierno (presentación de dos proyectos de ley) y por lo tanto debieron ser enfrentados por la mandataria en sus discursos. En estos casos CFK procede a argumentar a favor de dichos proyectos evocando valores republicanos y virtudes cívicas: el pago de las deudas es el cumplimiento de los compromisos contraídos a nivel internacional; ir en contra del proyecto de ley de medios audiovisuales es ir en contra de los valores democráticos. El tercer conflicto, por su parte, tuvo origen en el extranjero y por lo tanto, involucra menos directamente la gestión de CFK. La Presidenta transforma el problema mundial en una virtud nacional: el hecho de haber sorteado los problemas que otros países han sufrido con la crisis mundial es un punto importante a favor del modelo impulsado por el gobierno.

6.1.2. La razón y los sentimientos, la eficacia y la empatía
A partir del análisis de los polos de los tres ejes factoriales considerados, y en particular de los discursos con mayor proyección sobre dichos polos, pueden identificarse diferentes estrategias retóricas utilizadas por la oradora. Recuperando la distinción de logos y pathos, el eje 1 puede ser caracterizado por el logos, en la dimensión económico-productiva y financiera, y por el pathos, en la dimensión afectiva y valorativa. Cuando la mandataria habla de sus sentimientos de amor y afecto hacia los más desfavorecidos, construye un ethos discursivo que busca mostrarse pleno de empatía. Por un lado, aparece el ethos de humanidad descripto por Charaudeau ya que la oradora se muestra con sentimientos, sensible a las necesidades de los más desfavorecidos. Por otro lado, puede hablarse de un ethos de solidaridad, pues CFK se muestra identificada con aquel sector, a la escucha. En cambio, cuando se apoya en las cifras para dar cuenta de los resultados alcanzados, el ethos que predomina es el de la eficacia, que estaría dentro del ethos de competencia propuesto por Charaudeau. Es fundamentalmente este ethos el que sobresale en el polo positivo de los ejes 2 y 3 (local y de logros respectivamente). Tal como señala Monière (1995), la retórica de la cifra permite resumir un argumento o un objetivo al mismo tiempo que prueba el conocimiento que un dirigente político tiene de sus dossiers.
    Estos ethos, de la eficacia, humanidad y solidaridad, son los preponderantes en los discursos con mayor proyección en los polos considerados, revelándose en ciertos pasajes ethos más puntuales, como el de experticia (dentro de la clasificación de Charaudeau, ethos de competencia), el de ciudadana común y el de militancia (dentro del ethos de virtud de Charaudeau) a los cuales ya hemos hecho referencia.


    6.2. El discurso de reasunción

Considerando las características del discurso de asunción en tanto acto protocolar ya señaladas, cabe preguntarse si en el DR la oradora apelará tanto a la razón como a los sentimientos. ¿Dará cabida a las cuestiones locales e internacionales? ¿Predominará la referencia a los logros o también aparecerán los conflictos? ¿Predominará un ethos de humanidad y solidaridad, un ethos de la eficacia o bien emergerá un ethos compuesto?
    Según el procedimiento metodológico adoptado (ver 5.2.), el DR fue dividido en 22 fragmentos, en los que la mandataria articula los siguientes temas (algunos temas aparecen en más de un fragmento): la enumeración de diversas acciones de gobierno realizadas durante su primer mandato, destacando los que considera logros de su gestión, algunos de los cuales fueron muy cuestionados por la oposición; la rememoración de vivencias personales, ligadas a los momentos compartidos con su marido Néstor Kirchner, a su trayectoria como legisladora, entre otros; el anuncio de algunas medidas que llevará a cabo en su nuevo gobierno; el pedido de que se aprueben algunas leyes impulsadas por el gobierno; la relación de Argentina con el mundo y particularmente con otros países de América del Sur; el agradecimiento hacia quienes la apoyaron y el compromiso de realizar una buena gestión. Según el análisis estadístico realizado en la segunda etapa del estudio, 15 de los 22 fragmentos recuperan la totalidad de los núcleos temáticos y campos léxicos asociados a la máxima variabilidad léxica del corpus DPM, situándose entre los discursos con proyección extrema sobre los ejes factoriales (ver Tabla 1).


Tabla 1: Fragmentos en los que fue dividido el DR ordenados cronológicamente. En los casos en que el fragmento figura entre los de máxima proyección a un eje, se indican el eje y la denominación del polo correspondiente.


    A partir de la articulación temática que hace en su DR, la Presidenta alterna momentos donde predomina una carga emotiva con otros momentos más centrados en la razón, en los que abunda la enunciación de cifras. El recurso a lo emocional forma parte de su proceso de argumentación, interviniendo cuando da cuenta de sus vivencias personales, en particular al hacer referencia a su difunto marido, Néstor Kirchner; cuando aborda el tema de derechos humanos; y cuando agradece el apoyo del electorado y se compromete, ante la ciudadanía, a trabajar por el país.
    A continuación abordaremos algunos de los fragmentos de su discurso siguiendo el orden en el que aparecen en el DR.
    La evocación a él aparece en diferentes momentos, al inicio de su discurso, uno de los momentos más emotivos en los que su voz parece quebrarse (ethos de humanidad), como así también para resaltar el contraste entre la situación de la Argentina cuando asumió Néstor Kirchner y la actual.


Hoy no es un día fácil para esta Presidenta. Pese a la alegría y la contundencia del voto popular, falta algo y falta alguien; alguien que hace exactamente ocho años y cinco meses, en este mismo lugar que hoy estoy ocupando yo, y yo sentada frente a él, venía a decirle a todos los argentinos que él venía y pertenecía a una generación diezmada, que 30 años antes de ese 25 de mayo, había estado junto a cientos de miles en esta misma plaza de mayo vitoreando y festejando también la llegada de otro gobierno popular luego de 18 años de proscripciones.

Ese hombre también dijo en este mismo lugar una frase que, tal vez, ni él mismo siquiera pudo revelar cuán de profética tendría. Creo que terminó entre sus últimas frases diciendo: "Cambio es el nombre del futuro". ¡Y Dios mío, si han cambiado las cosas desde aquel 25 de mayo del año 2003, no solamente en la Argentina, sino también en el mundo!

    Cuando hace referencia a los logros de su gestión, los fragmentos más largos de su discurso en los que construye un ethos de eficacia, CFK se centra en el crecimiento de la economía, el aumento del superávit comercial, de la inversión pública y privada, del PBI, la generación de valor agregado proveniente de la industrialización de las materias primas, la inversión en obra pública, entre otros. Para ello se apoya en una gran cantidad de cifras, estrategia discursiva que ella misma hace explícita, al calificarse como "fanática de los números" (ethos dicho).
    En el estudio del corpus DPM dimos cuenta de tres conflictos que CFK enfrentó en sus discursos: uno de ellos tuvo origen en el extranjero –la crisis mundial de 2008 y 2009–; los otros dos constituyeron grandes desafíos en su gestión en cuanto que fueron impulsados por el gobierno y desataron una fuerte oposición: el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y el proyecto de ley de uso de las reservas de libre disponibilidad del Banco Central para el pago de la deuda externa.
    Con respecto al primer conflicto, y tal como vimos anteriormente en los discursos de su primer mandato, CFK sostiene enfáticamente que la Argentina se mantuvo alejada de la crisis mundial del 2008 y 2009 gracias al crecimiento del mercado interno.


El mercado interno fue, precisamente, el que nos permitió sortear la brutal crisis que en el 2008 y en el 2009 se desplomó sobre todo el mundo pero que permitió, gracias a las políticas activas del Estado argentino, que ningún argentino tuviera que sufrir y, fundamentalmente, que pudiéramos volver a crecer como lo hicimos en el año 2010 y lo estamos haciendo en el año 2011, donde ya llevamos el 9 por ciento en materia de actividad económica de crecimiento.

    Al hacer mención de la política de desendeudamiento iniciada durante el gobierno de Néstor Kirchner, refiere al pago de la deuda con el Fondo Monetario Internacional como "una decisión soberana", señalando que esta medida trajo independencia para la Argentina. Afirma que durante su gestión se continuó con la política de reestructuración de la deuda, y que incluso utilizando reservas del Banco Central para el pago de deuda externa, la acumulación de reservas, "otro de los puntales del modelo", según sus propias palabras, creció considerablemente.
    En cuanto a la sanción de la Ley de Servicios de Medios Audiovisuales, la misma es presentada como una gran conquista, no sólo de su gobierno sino también de sectores no oficialistas que la apoyaron por convicción.


La distribución de la palabra, a través de la Ley de Servicios de Medios Audiovisuales, fue una distribución construida colectivamente con coraje, con valentía, con el acompañamiento de grandes sectores de nuestra sociedad y también de otras fuerzas de este Parlamento que no son oficialistas y a las cuales agradezco que hayan acompañado este instrumento formidable que permite distribuir la palabra y dar pluralidad a las voces para que no sean las voces monocordes. Y digo coraje, porque se debió enfrentar un formidable, tal vez, el más formidable aparato mediático en épocas, donde todos lo sabemos, si no aparecés en la televisión o en el diario, no existís. Y tomar una decisión de levantar la mano frente a esas amenazas, bien vale que esta Presidenta reconozca, a propios y ajenos, el esfuerzo de esos legisladores que no se fueron, aunque estaban sometidos a presiones, y votaron con convicción.

    Entre los conflictos que atravesó el primer gobierno de CFK y que no destacan los resultados del estudio lexicométrico centrado en el corpus DPM, se encuentra aquel con el sector agropecuario, originado por una medida impulsada por el gobierno a pocos meses de asumir, que modificaba las retenciones a las exportaciones de soja, maíz, girasol y trigo. El sector afectado realizó un paro y bloqueos en un conflicto que se extendió por más de tres meses. Puede ser llamativa la ausencia de léxico que remita a este tema en los tres ejes trabajados. El análisis del DR nos permite esbozar la hipótesis de que la Presidenta adopta como estrategia frente al conflicto –del cual el Gobierno salió perdedor al verse obligado a anular la medida, contrariamente a los otros dos casos mencionados– el no tratamiento del mismo o bien la referencia indirecta a él a través de la alusión. Esta figura retórica pone a prueba la capacidad interpretativa del lector al activar referencias implícitas y oblicuas a un elemento exterior al universo del enunciado (Fromilhague, 2005). En el fragmento que citamos a continuación, CFK habla del conflicto y del sector agropecuario sin nombrarlo explícitamente.


Y el [Gobierno] que menos leyes había sancionado, era, obviamente, tenía todos los números comprados, el de esta Presidenta. Qué bueno es decirlo, perdió su mayoría legislativa a pocos meses de iniciado el Gobierno, porque también, así como cinco corridas cambiarias, podemos también agregarle el conflicto político más largo y prolongado desde que se tenga memoria por lo menos, desde el advenimiento de la democracia.

No importa, no, no, sin silbidos, que si nos hubieran hecho caso, estarían mejor. Pero bueno, no importa.

    Esta estrategia de destinatarios encubiertos también ha sido identificada específicamente en el discurso de asunción de CFK en 2007 (Romano, 2010).
    En cuanto a la política internacional y tal como aparece en el estudio del corpus DPM, CFK hace referencia, en su DR, a los lazos sudamericanos utilizando la palabra integración. Aquí emerge un ethos de solidaridad, pues sitúa a la Argentina como parte de un todo conformado por los demás países de América del Sur.


Nada de eso tampoco hubiera sido posible si no hubiéramos virado estratégicamente la dirección de nuestra economía y de nuestra mirada. La volvimos a casa, la volvimos al continente, a la América del Sur, al MERCOSUR, porque sabemos que aquí, que en la integración regional, está una de las mejores defensas que podemos tener contra un mundo difícil y plagado de desafíos que debemos enfrentar. Afortunadamente, los jefes y jefas de Estado de la América del Sur, más allá de las diferencias que es notable y que además es normal que tengamos en todos los gobiernos, sabemos que nuestro futuro está en estar tomados de la mano, brazo con brazo, codo con codo, como quería Mario Benedetti.

    En este discurso, la Jefa de Estado también reserva un espacio para hablar sobre su trayectoria como legisladora (ethos de competencia), argumentando a favor de su gestión, atacando indirectamente a adversarios o refiriéndose a su fuerza de convicción (ethos de virtud).


Esta Presidenta, como ya lo ha dicho sentada dos veces en este recinto, una en el '98, curioso, ahí uno puede ver un poco la política argentina y por qué algunos no entienden y le pasan las cosas que le pasan: en el '98 estaba sentada de este lado, éramos oficialistas, ma non troppo porque yo tenía mis diferencias en el bloque, pero oficialista y jamás me fui de mi bloque ni formé ningún bloque unipersonal; no creo en las unipersonas, creo en los proyectos y políticas colectivas. Siempre me quedé a pelearla de adentro.

    Vuelve sobre los que considera logros de su gestión, abordando en esta ocasión cuestiones más sociales que económicas: la Asignación Universal por Hijo, que permitió, según sus palabras, que los chicos vayan ahora a la escuela para aprender y no para comer y también refiere a las obras públicas llevadas a cabo en zonas del Gran Buenos Aires como La Matanza, lugar donde la Presidenta pronunció algunos de los discursos con mayor proyección a los ejes identificados en el corpus DPM.


Donde antes había solamente calles de tierra, donde no había cloacas, donde no había agua corriente, logramos que haya una primera generación de chicos que están en las escuelas técnicas.

    Al cierre de su discurso, aparece el ethos de militancia mencionado anteriormente.


Yo quiero decirles a todos ustedes, en honor a los cuarenta millones de argentinos, en honor a todos los compañeros y compañeras vivos o que ya no están y a nuestra propia historia, que no vamos a dejar las convicciones, como nunca lo hicimos y que vamos a seguir trabajando con todos y por todos por una Argentina más justa, más equitativa y más solidaria.

7. Conclusiones

A partir de un estudio lexicométrico de 1087 discursos pronunciados durante el primer mandato presidencial de CFK, identificamos los ejes factoriales, con sus palabras asociadas, en los que reside la máxima variabilidad léxica. El primer eje contrapone la dimensión afectiva y valorativa a la dimensión económico-productiva y financiera. El segundo eje organiza los discursos según la dimensión nacional e internacional (región latinoamericana y mundo), mientras que el tercero contrapone los desafíos a los logros. Podríamos decir que en el primer eje el foco está puesto en el destinatario, en el segundo eje en una perspectiva geopolítica y en el tercer eje en la problemática de gobierno.
    La toma en consideración de los discursos con mayor proyección a los ejes nos permitió identificar los destinatarios en cada caso y detectar diferentes estrategias discursivas de persuasión que la oradora adopta según las distintas situaciones de comunicación en las que se encuentra. En la dimensión afectiva y valorativa, asociada a discursos pronunciados principalmente en diferentes partidos de la provincia de Buenos Aires, la oradora se involucra personalmente en su discurso, dando cuenta de sus sentimientos. Se muestra a la escucha, comprensiva y comprometida con las necesidades del pueblo. Aquí predominan un ethos de humanidad y solidaridad. En cambio, en la dimensión económico-productiva y financiera, donde abundan los discursos ante autoridades extranjeras y/o empresarios argentinos y extranjeros, así como en la dimensión local y de logros –asociada a discursos de inauguración de obras en diferentes provincias argentinas–, la estrategia de persuasión de CFK ya no se construye mayormente apoyándose en el pathos sino en el logos, al tomar distancia, dando cuenta de los resultados alcanzados mediante cifras. Es el ethos de la eficacia el que se impone, tanto en el nivel nacional como internacional. Se destaca una visión pragmática de la tarea de gobernar, que apunta a obtener la adhesión –tanto de la ciudadanía como de inversores y autoridades del país y del mundo– fundamentalmente a través de los resultados de la acción. En este sentido, el fragmento del discurso que citamos y que corresponde a enero del 2011, hace explícita esta estrategia retórica identificada:


Nosotros en política y en economía debemos guiarnos por resultados, por afuera de preconceptos ideológicos o religiosos, simplemente por resultados porque lo que la gente, nuestras sociedades exigen a sus gobernantes son resultados.

    El discurso de reasunción, pronunciado por la Presidenta el 10 de diciembre de 2011, retoma la mayor parte de los temas y campos léxicos identificados en el corpus DPM: la evocación de Néstor Kirchner, él; los que considera logros de su gestión, que darían cuenta del crecimiento de la economía argentina, expresados a partir de cifras; el pago de la deuda externa; la Ley de Servicios de medios audiovisuales; la integración de los países de la región; la trayectoria de CFK como legisladora; la Asignación Universal por Hijo; las que califica como mejoras, a través de la obra pública, en la calidad de vida en lugares del interior y el Gran Buenos Aires; los desafíos en el nuevo escenario mundial; y el compromiso de seguir luchando para mejorar el país.
    Su discurso responde al acto protocolar de asunción presidencial pero los distintos pasajes que lo componen alternan un estilo formal con momentos descontracturados y emotivos, en los que la Jefa de Estado se muestra humana y sensible, con otros más combativos, en los que hace referencia más o menos indirectamente a sus adversarios. Es mediante esta estrategia implícita que refiere a algunos conflictos que atravesó en su gestión.
    La recurrencia léxica identificada al incorporar el DR nos permite confirmar la relevancia de los resultados obtenidos mediante el estudio lexicométrico del corpus DPM. En este sentido, el DR podría ser considerado como una síntesis de la variabilidad léxica observada.
    El DR funciona a su vez como una síntesis de los distintos ethos identificados: el de competencia (eficacia y experticia), el de humanidad, el de solidaridad y el de la militancia (dentro del de virtud),[1] con un predominio del primero. Estas imágenes heterogéneas que articula la oradora dan lugar a un ethos híbrido o compuesto. A partir de ellas, la mandataria busca satisfacer las expectativas de diversos sectores: intenta mostrarse a la vez como una dirigente "que se ocupa de la gente" (Kinder, 1986), que está comprometida y a la escucha, que forma parte de un grupo con valores propios, que es eficiente y conocedora.


Bibliografía

AMOSSY, R. (2010); La présentation de soi. Ethos et identité verbale. París: PUF.

ARISTÓTELES (1994); Retórica, intr., trad. y notas de Q. Racionero Carmona. Madrid: Gredos.

ARMONY, V. (2005); "Aportes teórico-metodológicos para el estudio de la producción social de sentido a través del análisis del discurso presidencial", en Revista argentina de Sociología, 3, 4, pp. 32-59.

—— (2009); "A la escucha de la palabra presidencial. Un análisis del discurso de Néstor Kirchner y de Cristina F. de Kirchner", en Actualidad Psicológica, 34, 375, pp. 6-8.

BARTHES, R. (1970); "L'ancienne rhétorique. Aide-mémoire", en Communications, 16, pp. 172-223.

BÉCUE BERTAUT, M. (1991); Análisis de datos textuales. Métodos estadísticos y algoritmos. París: Cisia.

CHARAUDEAU, P. (2005); Le discours politique. Les masques du pouvoir. Paris: Vuibert.

COHEN, J. E. (1995); "Presidential Rethoric and the Public Agenda", en American Journal of Political Science, 39, 1, pp. 87-107.

—— (1997); Presidential Responsiveness and Public Policy Making. Michigan: University of Michigan.

CONSTANTIN DE CHANAY, H. (2005); "'Je m'engage sur l'avenir': de l'éthos dans les portraits des candidats à l'élection présidentielle 2002", en J.-C. Seguin (ed.), Image et pouvoir. Lyon: Grimh-LCE-Grimia, pp. 90-102.

DUCROT, O. (1984); Le dire et le dit. París: Minuit.

FROMILHAGUE, C. (1995); Les figures de style. París: Armando Collin.

KINDER, D. (1986); "Presidential Character Revisited", en R. Lav y D. Sears (eds.), PoliticalCognition: The 19th Annual Carnegie Symposium on Cognition. Hillsdale, New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, pp. 233-256.

LABBÉ, D. y HUBERT, P. (1995); "La structure du vocabulaire du Général De Gaulle", en S. Bolasco, L. Lebart y A. Salem (eds.), IIIe Giornate internazionali di Analisi Statistica dei Dati Testuali. Rome: Centro d'Informazione e stampa Universitaria, t. II, pp. 165-176.

LEBART, L.; SALEM, A. y BÉCUE BERTAUT, M. (2000); Análisis estadístico de textos. Lleida: Milenio.

MAINGUENEAU, D. (2002); "L'ethos, de la rhétorique à l'analyse du discours", en URL: http://dominique.maingueneau.pagesperso-orange.fr/intro_company.html, consultado el 6 de febrero de 2012.

MAIZELS, A. L. (2010); "Caracterización retórica de la campaña política de Cristina Fernández de Kirchner", en M. A. Vitale y M. C. Schamun (comps.), Actas del I Coloquio Nacional de Retórica "Retórica y Política" y las I Jornadas Latinoamericanas de Investigación en Estudios Retóricos. Buenos Aires: Asociación Argentina de Retórica (AAR), pp. 62-71.

MAYAFFRE, D. (2004); Paroles de président. Jacques Chirac (1995-2003) et le discours présidentiel sous la Ve République. París: Honoré Champion.

MONIÈRE, D. (1995); "Sexes, langues et position discursives dans les débats télévisés au Canada", en S. Bolasco, L. Lebart y A. Salem (eds.), Analisi statistica del Dati Testuali, v. II. Roma: Centro d'Informazione e Stampa Universitaria, pp. 241-250.

MONTERO, A. (2007); "Memorias discursivas de los `70 y ethos militante en la retórica kirchnerista (2003-2006)", en Actas de las Jornadas de jóvenes investigadores. Buenos Aires: Instituto Gino Germani, pp. 1-20.

PERELMAN C. y OLBRECHTS-TYTECA L. (2006); Tratado de la argumentación. La nueva retórica. Madrid: Gredos.

ROMANO, M. B. (2010); "La construcción del ethos en el discurso inaugural de Cristina F. de Kirchner", en Forma y Función, 23, 2, pp. 97-125.

STOLZ, C. (2006); Initiation à la stylistique. París: Ellipses.

VITALE, M. A. y MAIZELS, A. L. (2011); "El discurso electoral de Cristina Fernández de Kirchner (2007): un caso de ethos híbrido no convergente", en Linguagem em (Dis)curso, 11, 2, pp. 337-360, en URL: http://www3.unisul.br/paginas/ensino/pos /linguagem/1102/06.htm, consultado el 15 de febrero 2012.

 

 

RECIBIDO: 23/02/2012 | ACEPTADO: 12/04/2012


 


[1] De los distintos ethos identificados en el corpus DPM, el que no emerge en el DR es el de ciudadana común, que entraría, desde cierta perspectiva, en contradicción con el de experta. En su DR, la oradora no abandona el lugar institucional que ocupa como Jefa de Estado, salvo para evocar su experiencia como legisladora.